¡Feliz Cincomarzada!

Todos los zaragozanos ya sabréis que el próximo lunes se celebra la Cincomarzada y, como buenos zaragozanos, estaremos cerrados para poder celebrarla por todo lo alto.
Así que como somos previsores, os invitamos a pasar por la librería uno de estos días a elegir vuestro libro para el 5 de marzo.

Pero... ¿qué se celebra el 5 de marzo? ¿por qué solo es fiesta en Zaragoza? Muchos ya lo sabréis pero vamos a hacer un repaso a la historia para refrescar la memoria... (sonido de arpa, efecto de ondulaciones para pasar a voz en off recordando).

Corría el año 1838 y España entera estaba en guerra porque los españoles, con esa costumbre que tenemos de no ponernos de acuerdo, estaban divididos entre los carlistas (defensores del régimen absolutista y firmes partidarios del infante Carlos María Isidro de Borbón para regir el país) y los isabelinos (aquellos que preferían un régimen más moderado, representado por Isabel II y la regente María Cristina de Borbón, porque Isabel aún no tenía edad para dirigir estos menesteres).

En definitiva, el problema venía de que después de que Fernando VII falleciera, su hermano, Carlos María Isidro... (Carlos para los amigos) se había empeñado en que le correspondía a él heredar el trono porque Fernando no había engendrado hijos varones. Pero... Fernando, antes de morir, sabiéndose su mujer embarazada, dejó todo bien atado y publicó la Pragmática Sanción que, a grandes rasgos, viene a decir que las hijas de reyes también pueden heredar el trono en caso de que no haya hijos varones para hacerlo.

Pero esto a Carlos no le convenció y dijo que tararí, que el legítimo heredero era él. Y se lió la marimorena.

Además, Carlos no tenía nada que ver con su hermano. Él tenía ideas más conservadoras y Fernando en sus últimos años tomó varias medidas con orientación más bien liberal. Así que el pueblo decidió posicionarse del lado que más se ajustaba a su pensamiento.

Bueno, yendo al grano. La guerra llegó a Zaragoza, por supuesto, y aquí el ejército isabelino se había marchado a defender un paso por el Maestrazgo, así que quedaban pocas tropas. Los carlistas se enteraron de la situación y, ni cortos ni perezosos, partieron con la intención de ocupar la ciudad, pero los zaragozanos, bravos y fieros, se defendieron con lo que tenían a mano. Y tan bravos y tan fieros fueron que el ejército carlista viendo que no conseguía tomar la ciudad y que el ejército isabelino tenía pinta de que iba a volver a casa, salieron por patas y abandonaron Zaragoza.
Fue precisamente la noche del 5 de marzo cuando zaragozanos y carlistas enfrentaron batalla, saliendo victoriosos los de casa.

Y a raíz de esto, se le otorgó un nuevo título a la ciudad de Zaragoza: "Siempre Heroica"; y le pusieron nombre a una calle para recordar la fecha de este enfrentamiento (donde además hay unos bares con bocadillos muy ricos).

Por ejemplo, en el escudo del telón del Teatro Principal se pueden leer la siglas de los títulos que tiene nuestra ciudad: Muy Noble, Muy Leal, Muy Heroica, Inmortal, Muy Benéfica y Siempre Heroica.

Vamos, que es para estar orgullosos.

Esperamos que paséis un 5 de marzo estupendo. Nosotros entre libros... pero esta vez en casa.